El coche del padre de las niñas desaparecidas en Tenerife, un escenario fundamental para la investigación

Los investigadores toman muestras en el vehículo con el que Tomás Gimeno llegó al puerto antes de desaparecer y las manda a analizar

El coche de Tomás Gimeno, el hombre de Tenerife desaparecido con sus hijas de uno y seis años tras advertir a su ex mujer de que no volvería a verlas y adentrarse en el mar con su barco, se ha sumado al océano y a la casa del hombre como otro de los principales escenarios en los que trabaja la Guardia Civil. Los agentes han tomado muestras del vehículo que Tomás dejó aparcado en el puerto la tarde-noche del pasado 27 de abril tras no retornar a las niñas con su madre, Beatriz, y las han mandado a analizar, tal como han precisado a este periódico fuentes de la investigación. Los guardias civiles confían en que el resultado de este examen contribuya a ayudarles a aclarar qué pasó con Tomás y con sus hijas Anna y Olivia.

La última vez de que hay constancia de que los tres estuvieran en el vehículo fue alrededor de las 19.30 horas del martes 27, cuando Tomás y las niñas se despidieron de los padres de él tras pasar la tarde juntos. El hombre se fue a su casa con las niñas, a las que ya nadie volvió a ver. En este tiempo, los agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Tenerife, al frente de las pesquisas, han registrado hasta en tres ocasiones la casa de Tomás y los más de 2.000 metros de terreno que la rodean. De allí, han extraído numerosas muestras, principalmente en el baño de la vivienda que ya están en el laboratorio. Las que tiene que ver con el ADN se mandarán a Madrid para proceder a su análisis mientras que el estudio que afecta únicamente a huellas, se harán en Tenerife.

Por el momento, informan las mismas fuentes consultadas, no se han obtenido resultados visibles en la vivienda ni en el terreno, por lo que analizar los restos biológicos es fundamental para el avance de las pesquisas. La búsqueda continúa de manera incesante por tierra, mar y aire y en estos momentos se centra en el sur de la isla de Tenerife, junto a La Gomera. Los agentes están siguiendo el flujo de las corrientes marinas, para lo que trazaron, junto con expertos, un minucioso estudio. En función de la zona en la que apareció el barco -vacío y a la deriva-, los agentes han trazado un itinerario siguiendo la evolución de las corrientes desde el miércoles 28, día en el que la madre de las menores denunció que Tomás no se las había devuelto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *